ATÚN ROJO CON SÉSAMO

29.5.13

¡Hola! ¡Ya estoy de vuelta! Hoy con una receta nuevamente fácil y rápida de preparar, para aquellos a los que les cuesta ponerse en la cocina por que piensan que todo es complicado, que se mancha mucho, que no tienen tiempo,.....y sobre todo para los que pasamos mucho tiempo en la cocina por que nos gusta, pero muchas veces no nos apetece pasar tanto tiempo pero sí comer estupendamente, asique para todos los mencionados, va esta receta.  Bueno lo cierto es que debería decir "estas dos recetas", pues voy a daros un truquito, para que podáis prepararlo de dos maneras distintas con los mismos ingredientes. ¡Espero que os guste!





Ingredientes:
Atún rojo
Sal
Pimienta
Semillas de sésamo
Aceite
Salsa de soja

Elaboración:
Podemos comprar una rodaja de unos 2 ó 3 cms y cortala en forma de tiras, como yo hice.
Salpimentamos y en un plato colocamos las semillas de sésamo.
Rebozamos los trozos de atún en las semillas. Veréis que se adhieren fácilmente.
Calentamos un poco de aceite en una sartén a fuego medio.
Cuando el aceite esté caliente, incorporamos el atún.
Este pescado se hace muy rápidamente, por eso os aconsejo hacerlo a fuego medio. Le damos la vuelta y enseguida lo tendremos hecho.
No lo dejéis mucho, porque se os quedará muy seco.
Lo colocamos en el plato y el aceite que nos ha sobrado lo echamos por encima, y ¡hará un chisporreteo sobre el sésamo que me encanta!
Lo acompañamos con un poco de salsa de soja, y veréis ¡que sabor! Además notaremos en la boca una mezcla de crujiente, por las semillas y blandito, por el atún y será maravilloso. Y ese toque de salsa de soja, hará que se convierta en un plato delicioso!



Además voy a daros un truquito estupendo........
Con esta misma receta podemos hacer "Carpaccio de atún".
Tan sencillo como dejarlo menos tiempo en la sartén, simplemente vuelta y vuelta, para que se haga muy poquito por fuera y de esta manera se tuesten las semillas ligeramente. Lo sacamos y vamos cortando muy finamente. Lo colocamos en un plato y en vez de salsa de soja, le añadimos unas gotitas de limón por encima.
¿No os parece genial? A mi me encanta, pues es una plato que podemos preparar cuando tenemos invitados en casa, ya que no tardamos nada en hacerlo y además de ¡dos maneras distintas!, asique nuestros invitados quedarán ¡¡con la boca abierta!!
¡Ser felices!
Bss
  


PAN DE MAMÁ

22.5.13


Pues sí, Pan de mamá por que así lo llamó mi peque cuando lo probó, asique por él,
¡le dejé este nombre!
¿No os parece que tiene una pinta estupenda? pues esperar a probarlo cuando lo hagáis, porque estoy segurísima de que os va a gustar mucho, además podéis hacerlo tanto para acompañar una comida o cena, como para desayunar....¡me encanta!
Y lo mejor de todo, es que no necesita que lo amasemos, excepto para darle forma y tampoco necesitamos esperar a que la masa suba, ¡no!, simplemente mezclamos y horneamos, asique no tardaremos nada en hacerlo ¡¿no es parece genial?!
La única diferencia que encontraremos es que la miga es más compacta, pero es que está tan bueno que estoy segura de que cuando lo hagáis os ¡va a a encantar!
Asique vamos con la receta.....


Ingredientes
350 gr de harina blanca normal
130 gr de harina integral (¡Así haremos nuestro pan mucho más sano!)
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de sal
50 gr de mantequilla derretida
200 ml de leche evaporada (Es fácil de conseguir, Nestle tiene una que se llama Ideal)
1 cucharada de miel (No me quedaba miel común, por llamarla de alguna manera, asique utilicé miel de caña, fácil de encontrar también, pero podéis utilizar la que más os guste. A mi me gustó mucho el toque que le dió, incluso creo que debería de haberle añadido un poquito más ¡¡jijijiji!!)

Elaboración
Pondremos nuestro horno en marcha a una temperatura de 200º, arriba y abajo.

En un cuenco alto, echamos la harina normal, la harina integral, sal y bicarbonato.
Con las manos o con una cuchara removemos bien para que se mezcle todo. Hacemos un hueco en el medio y le añadimos la mantequilla que habremos derretido, pero sólo derretido, que no se os caliente más de la cuenta. También añadimos la leche evaporada y la miel.

Igualmente con las manos o una cuchara removemos bien todo. Seguramente al principio os irá bien con la cucharada pero después os costará menos hacerlo con las manos, para que todo quede bien mezclado y entonces se nos formará como una masa, pero eso sí, no muy compacta.
Asique la sacamos del cuenco y sobre la encimera espolvoreada con un poco de harina, le vamos danto la forma que queramos a nuestro pan.

Cuando lo tengamos, espolvoreamos un poco de harina por encima, le dará un aspecto más bonito de panadería y lo meteremos al horno durante unos 30-35 minutos.

¡Sencillo! ¿no?




¡¡Y no os podéis imaginar como está con mantequilla!!

¡Ser felices!

COSTILLAS DELICIOSAS

20.5.13

¡Feliz Lunes!
Ya sé que los lunes suelen ser un poco tristes, por aquello de que se acaba el finde y comienza una nueva semana, pero no están tal mal, hay que ser positivos y empezarlo con ganas, para que pase rápida la semana y volvamos a poder disfrutar de un ¡nuevo finde!. Además yo no sé a vosotras, pero a mi me pasan los días que ni me entero! jejejeje
Y hoy os traigo una fantástica receta....... ¡Costillas deliciosas!


¿Deliciosas? ¡¡Siiii!! porque eso es lo que dijo mi peque cuando las probó! jejeje, asique esta receta se merecía este nombre! y puedo aseguraros que triunfaron, porque no quedó ni una en el plato!. Asique tenéis que hacerlas y contarme que tal, además aunque ya sé que me repito, pero lo volveré a decir.....son ¡¡¡superfáciles de hacer!!!
Cierto que en alguna ocasión ha habido alguna receta un poco más elaborada, como la receta de la última Tarta de Fondant con Peonías, pero seguro que si la habéis hecho no os lo habrá parecido tanto como parece ser ¿verdad? y las que me seguís, ya habéis visto que me gusta que las recetas sean fáciles de cocinar, que nos lleven el tiempo justo en la cocina, pues aunque nos guste cocinar, no significa que queramos pasarnos el día entero entre cazuelas y sin poder disfrutar de ¡momentos únicos con la family!. Asique esta es una de esas recetas, deliciosa pero sin que por ello pasemos la mañana entera en la cocina.
La idea la he sacado de una de las recetas de Lorraine Pascale, que hace unas recetas magnificas y ¡¡superfáciles!!, aunque algunos de los ingredientes están modificados.


Ingredientes
Costillas cortadas de una en una para que se nos hagan mejor (yo he utilizado una pieza de 1kg aproximadamente)
1 Anís estrellado
Sal
Pimienta negra
2 cucharaditas de curry
Aceite de oliva
☼ 3 ajos pequeños picaditos o 2 medianos
1 cucharada de miel (yo he utilizado de Brezo, pero podéis utilizar la que más os guste)
180 ml de salsa de soja
2 cucharadas de semillas tostadas de sésamo

Elaboración
Lo primero que haremos será preparar el horno a una temperatura de 210º, arriba y abajo.
En una fuente, colocamos las costillas y las salpimentamos, espolvoreamos con el curry y le añadimos un anís estrellado en trocitos repartido por la bandeja.
Las metemos en el horno durante unos 30 ó 40 minutos aproximadamente, digo aproximadamente, porque ya sabéis que algunas veces las costillas tienen trozos más gruesos de carne en algunas zonas que pueden tardar más en hacerse. Lo que sí os recomiendo es quitarles toda la grasa posible que tengan.
Cuando falte poco para que estén casi hechas las costillas, preparamos la salsa con la que vamos a untarlas.
En un cazo, a temperatura media echamos 1 ó 2 cucharadas de aceite y le añadimos los ajos picaditos. Los dejamos unos segundos, pues no queremos que se nos doren apenas, y le añadimos la salsa de soja y la cucharada de miel. Una vez que empieze a hervir, le añadimos las semillas de sésamo y dejamos unos 3 ó 4 minutos.
Retiramos del fuego.
Cuando las costillas estén casi hechas, que le falten unos 5 minutos para terminar, las sacamos del horno y las untamos con la salsa que hemos preparado. Podemos aplicarle la cantidad que queramos, y si nos sobra podemos colocarlo en un cuenco a parte en la mesa, para que cada uno se sirva al gusto.
Volvemos a meter las cotillas al horno y pasados unos 5 minutos, ¡estarán listas para comer!.
Las podemos acompañar con una ensalada verde de brotes, regada con un chorrito de aceite de oliva, vinagre balsámico de módena y una pizca de sal.

¿No os parece que tienen un aspecto estupendo?


¡Pues esperar a probarlas, os chuparéis los dedos!


 ¡¡SER FELICES!!

CHAMPIÑONES AL VAPOR CON FETA Y JAMÓN (THX)

16.5.13


¡Hola! Esta vez vuelvo muy rapidito para traeros una nueva receta y es que anoche mientras preparaba la cena pensé....¿y por que no publicar esta receta de champiñones que están buenísimos y como siempre, no se tarda nada en preparar? y..... ¡aquí estoy!

Este tipo de recetas lo cierto es que me encantan, pues después de pasarte todo el día de aquí para allá me imagino que os ocurrirá como a mí, que eso de preparar platos muy elaborados por las noches no es tarea fácil, pocas energías nos quedan ya a esas horitas y este tipo de recetas, sobre todo como la que os traigo hoy, apenas requiere preparación y mientras se nos hacen, podemos aprovechar a ir haciendo otras cositas, ¡¿no es genial?!

Como os indica el título de la receta, arriba, está preparada con la THX, pero no es necesario disponer de ella, pues el único uso que le damos a la THX para elaborar la receta es el Varoma para hacerla al vapor. Lo cual significa que podéis utilizar cualquier aparato o utensilios de los dispongais, para realizarla.

Comenzamos.....


Ingredientes
Champiñones
Aceite de oliva
Jamón serrano
Albahaca
Queso feta
Agua

Elaboración
Antes de nada comentaros que no hace mucho preparé una receta en la que utilizabamos queso feta y lo hacíamos en el horno, no se si lo recordareis, sino este es el enlace. Pues bien, esta vez lo vamos a utilizar para rellenar unos champiñones. Podemos utilizar cualquier otro queso, que nos guste más, pero la diferencia que existe entre este y los demás, es que no se funde, simplemente se vuelve un poquito más blandito, asique a mi personalmente para ciertas recetas como esta, me gusta más utilizar este tipo de queso.

Lo primero que haremos será añadir a nuestro vaso de la THX, 500 ml de agua y programamos 15 minutos (¡porque 3 son los que necesitaremos para preparar los champiñones y 12 para que se nos hagan!)Varoma y V1.
Mientras limpiamos los champiñones, les quitamos el tallo, lavamos y el agujerito que se nos queda despues de quitar el tallo, lo abrimos un poquito más raspando con un cuchillo alrededor, para poder rellenarlos bien. Los colocamos en la bandeja del varoma y vamos desmenuzando el queso feta y rellenándolos.

Cuando estén listos, les añadimos un chorrito de aceite de oliva por encima, espolvoreamos con un poco de albahaca y los cubrimos de jamón serrano.

Para entonces nos habrán pasado los 3 minutos, que es lo que hemos tardado en prepararlos, asique colocamos el varoma en su sitio y lo dejamos 12 minutos haciéndose.
¡Y tendremos la cena preparada!

CODILLO CON SALSA DE SOJA

14.5.13


Hoy os traigo una receta estupenda y como siempre ¡fácil de preparar!
Asique sólo queda que nos pongamos a cocinar para poder disfrutar de este estupendo plato y ¡completo!, pues en el encontraremos todo lo necesario para una dieta variada...
 Proteinas, que en este caso utilizaremos carne.
 Fécula, la patata.
◘ Y verduras, pues lo acompañaremos de una rica y variada ensalada.

 ¡Genial!
¿Comenzamos....?

Ingredientes
Codillos frescos
Patatas
Zanahorias
Caldo de carne
Vino tinto*
Salsa soja
Ensalada verde variada
Aceite
Vinagre balsámico de Módena
Sal y pimienta negra

* Cuando me decido a echar vino tinto en una comida, nunca utilizo el "típico vino de cocinar", me gusta utilizar vinos un poco mejores, pues la diferencia es notable en el sabor.
Elaboración
Este es un plato que necesita del horno, asique comenzamos precalentando el horno a 170º.
Lo siguiente será limpiar los codillos quitándole los trozos de grasa más grandes que veamos. Seguidamente salpimentamos y como queremos que se impregne bien, podemos espolvorear la mesa de trabajo con sal y pimienta y pasamos los codillos por encima como si se tratasen de un rodillo de amasar, de esta manera conseguimos que queden bien adheridos a la carne ambos ingredientes.

Pelamos unas patatas y las cortamos en trozos medianos. Hacemos lo mismo con las zanahorias y ambos ingredientes los colocamos sobre la bandeja que vayamos a usar para hornear. Encima colocamos nuestro codillo o codillos, tantos como vayáis a hacer.

Regamos con el vino tinto, utilizando como un vasito aproximadamente y también le añadiremos otro vasito de caldo de carne.

Lo introducimos en el horno a 170º. Nos tardará en hacerse entre una hora y hora y media, dependiendo del horno de cada uno y del tamaño de los codillos. Se trata de hacerlo a temperatura media-baja para que se nos haga bien por dentro si que se nos haga demasiado por fuera, pues se quedaría seca la carne, asique de vez en cuando vamos regando con nuestro caldo de carne tanto los codillos como las patatas y zanahorias.

Unos 10 minutos antes de que se termine de hacer, regaremos tanto los codillos como las patatas y zanahorias con un vasito de salsa de soja.
Sabremos que ya están hechos por que la carne dejará a la vista el hueso.

Ahora sólo nos queda acompañarlo con una ensalada verde variada, regada con aceite, sal y vinagre de módena, que le da un mejor sabor.
Y..................... ¡a comeeeer!
¡Nos vemos pronto!
¡SER FELICES!

TARTA DE PEONÍAS (2ª PARTE)

9.5.13


¡Hola! ¿Con ganas de la 2ª parte de la Tarta de Peonías???
Yo..........¡¡¡Siiiiiiii!!!

Lo primero que vamos a hacer es el bizcocho, bueno los bizcochos, porque vamos a necesitar dos.

Como en la 1ª Parte de la tarta, la receta se imprime
con las imágenes, igualmente lo he visto oportuno.

Ingredientes para el bizcocho
3 huevos M
230 gr de harina de repostería
180 gr de azucar normal
1 sobre de levadura química
200 ml nata (35% MG)
80 gr de aceite de girasol
Cacao puro en polvo
Esencia de vainilla
También vamos a necesitar un molde para nuestro bizcocho y en este caso yo he utilizado uno de 21 cms de diámetro, pero podéis utilizar uno más grande o si queréis uno más pequeño, la diferencia va a estar en que si usamos uno más grande, el bizcocho nos quedará más ancho pero menos alto y si es al contrario, pues más alto y más estrecho, asique ¡a vuestra elección!
Con el que yo he utilizado os saldrán unas 12 raciones.
Lo primero que haremos será engrasar el molde con un poco de margarina o mantequilla y lo espolvoreamos con harina.
Ponemos el horno a 180ª, arriba y abajo.
Para hacer la masa del bizcocho, ya sabéis que es muy sencillo.
Mezclamos bien todos los ingredientes, que nos quede una masa homogénea sin grumos.
Dividimos la masa en dos partes. En una mitad incorporaremos dos cucharadas de vainilla y en la otra mitad dos cucharadas de cacao puro en polvo.


Ponemos la mitad con la vainilla en una manga pastelera sin boquilla y cerramos con una pinza arriba para que no se nos salga y sin cortar la punta de la manga de momento. 
En la otra mitad con el cacao hacemos exactamente lo mismo, la incorporamos a una manga pastelera de la misma manera.


Nos acercamos nuestro molde preparado y ahora sí cortamos la punta de las mangas, pero sólo un piquito, pues la masa es muy líquida y controlaremos la salida mejor con un agujerito pequeño. 
Y vamos alternando con ambas mangas un círculo de vainilla, uno de cacao.



Cuando hayamos terminado, golpeamos el molde un poco sobre la encimera para que se reparta bien la masa y lo metemos en el horno unos 30-35 minutos. Antes de sacarlo comprobar que esté bien hecho con un palito. 
Lo dejamos reposar unos 5 minutos y desmoldamos, dejándolo enfriar sobre una rejilla, que puede ser la del horno.
Ahora repetimos toda operación para hacer el segundo bizcocho, exactamente igual que el primero y con las mismas cantidades, dividiendo en dos la masa, agregando a una mitad la vainilla y en la otra mitad el cacao y a las mangas pasteleras. Lo repartimos en el molde igualmente haciendo circulos mientras alternamos los dos sabores y al horno.
Este es el aspecto que tendrá nuestro bizcocho por dentro.
¿Bonito verdad?☺

Cuando los tengamos listos, prepararemos el relleno, pero acordaros de que deben de haberse enfriado por completo antes de rellenarlo o cubrirlos.
Ingrediente para el frosting de queso para el relleno
100 gr de queso crema
50 gr de mantequilla a temperatura ambiente (si no la utilizamos a temperatura ambiente, puede dejarnos algunos grumos, lo que no haría batir durante más tiempo y a mayor velocidad y el frosting se quedaría más líquido)
100 gr de azucar glas*
Mermelada de frambuesas, fresas o el sabor que más os guste (yo utilicé una de frambuesas que tenía hecha)
* Si tenéis THX podéis hacer el azucar glas en un "periquete". Ponemos en el vaso de la THX azucar normal  (no más de 300 grs) y programamos 1 minuto, velocidad progresiva 5-10 y ¡voilá! ¡ya tenemos nuestro azucar glas listo para usar!
Mezclamos la mantequilla con el azucar glas tamizado y cuando estén bien mezclados, le añadimos el queso crema.
Como normalmente los bizcochos suelen subir más del centro, cortarlos un poco para que nos queden lo más rectos posibles, ya que tenemos que colocar encima el otro bizcocho.
Ponemos un poco del frosting entre el plato y el primer bizcocho para que no se nos mueva luego.

Y lo cubrimos con el frosting.


Le añadimos una capa de la mermelada.

Y colocamos el segundo bizcocho sobre este. Pero este segundo podéis colocarlo boca abajo ya que la parte de abajo siempre queda recta totalmente y nos vendrá bien para cubrirlo.


Tal como hemos hecho antes, vamos a preparar un poco más de frosting para cubrirlo entero. A mi me sobró del relleno, asique le aproveché para cubrirlo con una primera capa.

Ingredientes para cubrir el bizcocho.
300 gr de queso crema
60 gr de mantequilla a temperatura ambiente
250 gr de azucar glas
Colorante alimentario en gel o crema si queremos darle un poco de color, yo he vuelto a utilizar el rosa.

Mezclamos la mantequilla con el azucar glas tamizado. Añadimos el queso crema. Y por último el colorante si vamos a darle color.

Con la ayuda de una espátula de cocina, de tipo silicona, vamos cubriendo todo el bizcocho, como ya os expliqué en la receta del Layer Cake de Limón .
Cuando esté cubierto totalmente, vamos a hacer los volante que lleva alrededor.

Para ello necesitamos....
Fondant (blanco en este caso o en el color que más os guste)
Esteca en forma de punzón, como la que hemos usado para las Peonías.
Maizena

Al igual que hemos hecho con las Peonías, amasamos el fondant con nuestras manos y luego espolvoreamos la encimera con maizena, donde estiraremos el fondant con la ayuda de un rodillo.
Ahora cortamos trozos de fondant en forma de media luna....




Y repetimos el mismo proceso que hemos hecho con las peonías, vamos dándole vuelo alrededor....


Cuando lo tengamos listo, lo colocamos sobre la tarta. No necesitamos añadirle margarina porque el propio frosting nos va a servir de pegamento. Lo colocamos sobre la tarta dejando que sólo se quede unido a ella la parte que no tiene volantes y con la ayuda de la esteca colocamos bien "esos volantitos".

Y vamos repitiendo el proceso hasta que hayamos cubierto todo el lateral hasta el borde de arriba.
  
 Ahora ya sólo nos queda colocar nuestras Peonías sobre la tarta e incluso un lazo para que nos quede mucho más vistosa.......


 ¡¿no os parece que queda más bonita con un lazo alrededor?!
 
¡¡Ser felices!!

TARTA DE PEONÍAS (1ª PARTE)

8.5.13


¡Hola! ¡Ya tengo parte del tutorial preparado sobre la tarta de Peonías!.
Digo parte porque sé que lleva algo más de trabajo que otras recetas que hemos hecho hasta ahora, asique he decidio dividirla en dos partes.
Por un lado haremos las flores de peonías y por otro lado el bizcocho con su decoración. 
Asique si os parece bien, empezaremos por las flores para decorar la tarta en este caso, aunque también podemos usarlas para decorar un cupcake o cualquier otro dulce que nos apetezca y las vamos a realizar con fondant, que es fácil de trabajar. 
Las que ya habéis trabajado con el fondant seguro que os ocurre como a mi, que nos recuerda mucho a las "plasti" que usan nuestros peques para jugar, sólo que este nos lo podemos ¡comer! ¡ñam ñam!


Asique vamos con ello....

 Esta receta podéis imprimirla como el resto, pero he incluido las fotos,
pues me parecían necesarias.


Ingredientes y utensilios
Fondant blanco que luego teñiremos o bien fondant ya teñido del color que más os guste o blanco.
Cortadores de flores (como estos).

Esteca en forma de punzón
 
Colorante en gel o pasta, para teñir el fondant, en el caso de ser blanco. Ya sabéis que yo lo uso en Gel de la marca Wilton, y en este caso me he decantado por el rosa. También podéis hacer las flores blancas.
Maizena (esta vez vamos a trabajar el fondant con maizena en vez de Crisco o Margarina, luego os cuento por qué)*
Margarina
Rodillo para estirar el fondant
Algún recipiente donde poder colocar nuestras flores.
  
¿Empezamos?
  
Lo primero que debemos hacer es trabajar nuestro fondant, pues ya sabéis que nada más sacarlo de su envase no está demasiado blandito, asique lo vamos trabajando con las manos, como si estuviesemos amasando pan, pues estas le aportarán el calor necesario para hacerlo mas moldeable.

*Después espolvorearemos la encimera con un poco de maizena. Ya sé que otras veces hemos trabajado el fondant con margarina o crisco, pero cuando hago flores suelo utilizar la maizena, ya que me permite trabajarlo igual de bien, pero con un extra, y es que me resulta más fácil luego de levantar de la encimera donde esté trabajando. Y en este caso debe ser así, pues no quiero que ninguna de las flores que corte se deformen o estiren más por un lado que por otro al levantarlas.

Asique lo dicho, espolvoreamos y seguimos trabajado un poquito más nuestro fondant. Debemos notar que esta manejable y moldeable.


En este momento es cuando debemos teñirlo si queremos o incluso también podemos dejarlo en blanco.

 


Cuando lo tengamos con el color deseado (acordaros que hay que echar el colorante de muy poco en muy poco pues son colorantes que tiñen muy bien y es preferible quedarse corto que pasarse).

Estiramos el fondant sobre la encimera espolvoreada de maizena, con un rodillo. No lo dejéis grueso. Yo dejé unos 2-3 mm de grosor.


Y cortamos las flores.
Nos basta con tres tamaños diferentes. Yo en este caso he usado el grande, mediado y el siguiente del mediano. Todo dependerá del tamaño que queramos darle a nuestra flor.

Como veréis estas son "grandecitas". Para que os hagais una idea he utilizado tres peonias (dos rosas y una blanca) para una tarta de diámetro de 21 cms. Para un cupcake se nos quedaría demasiado grande, utilizaríamos cortadores más pequeños. 









(Los que están fuera de la cajita son los utilizados)



Para una flor necesitaremos dos grandes, tres medianos y dos pequeños y reservamos un poco para hacer una bolita.



Cogemos una flor de las pequeñas y le vamos haciendo "volantitos" alrededor con la esteca.

 ¿Cómo?

Colocamos el lado grueso de la esteca sobre el pétalo y vamos presionado suavemente poco a poco alrededor. Pero sólo presionamos con el lado grueso, ¿ok?.

Cuando lo tengamos listo le ponemos un poquito de margarina en el centro para colocar la bolita de fondant. Podemos ayudarnos con un pincel.
Lo que hacemos con la margarina es utilizarla como si fuese pegamento. También venden pegamento comestible, pero con la margarina podemos hacerlo.

 


Ahora vamos cerrando los pétalos sobre la bolita.

Seguidamente cogemos otra flor y hacemos lo mismo que con el primero, pequeños volantitos alrededor con la esteca y le vamos a añadir unos cortes entre pétalo y pétalo, lo que nos facilitará luego el colocarlo alrededor, untamos un poquito de margarina en el centro y lo colocamos en la flor, cerrando los pétalos, sólo que estos los dejaremos más abiertos para ir dándole forma a la flor. Para ello podemos ayudarnos de la esteca, para abrir un poquito los pétalos sin meter los dedos, pues al haberle hecho los volantes el fondant se ha estirado y quedado más fino, por lo tanto más delicado para trabajar.




Volvemos a hacer lo mismo con las dos flores siguientes, que esta vez será un tamaño más grande, el mediano.
Y las colocamos igualmente alrededor de la flor.
Ahora necesitaremos un recipiente donde poder colocar nuestra flor.
Yo he utilizado unos cuencos pequeños que tenía, pero como era demasiado la profundidad, pues los he rellenado de papel y cubierto con film para que no tuviese tanta profundidad y se me colase la flor y ¡plof! ¡todo el trabajo realizado a la basura!

Bueno pues una vez preparado, cogemos las tres flores que nos quedan, dos grandes y una mediana y vamos a hacer los mismo que con las demás, pero sin darle corte entre los pétalos a la primera que pondremos. Y esta vez las vamos a ir colocando sobre el recipiente. Pues ahora trabajaremos sobre el, para que nos cueste menos armar la flor. Colocamos una grande y si es necesario realzamos los volantes con la esteca. Seguidamente colocamos otra grande y la mediana, con los cortes realizados.




Y entonces colocamos la flor que teníamos hecha sobre las que tenemos colocadas en el bol.
Acordaros de ir añadiendo un poco de mantequilla entre capa y capa de las flores.


Bien, ahora las reservamos hasta que tengamos la tarta preparada, en el recipientoe donde las hemos colocado, para que no pierdan su forma, pues serán lo último que coloquemos.
Para que no se nos queden duras, pues el fondant en contacto con el aire se endurece, las taparemos con un poco de film por encima, si estirarlo para no aplastarlas. Yo las hice un día antes y en el momento de ponerlas estaban ¡perfectas!.




¡Nos vemos en breve con la segunda parte!
☺¡Ser felices!☺