TURRÓN DE BEICON Y TURRÓN DE CEREALES LION

30.12.15

 

¡¡Queremos turrón, turrón, turrón.....!! Y es que no puede faltar el turrón en la mesa en estos días Navideños, ¿verdad? Dá igual si es de chocolate, de nata, de yema tostada, duro, blando,.....¡todos están riquísimos! y se pueden preparar de tantos sabores.... Como estos que hoy os traigo.
Por un lado este año he vuelto a preparar el Turrón de nata y nueces, el favorito de mi madre, así que lógicamente, ¡no podía faltar!. 


Pero también preparé dos nuevos sabores....por uno lado uno que ví en una revista y me llamó mucho la atención la combinación de sabores: ¡beicon y chocolate! Si, si, beicon y choco!. Aunque lo cierto es que he cambiado un poco la receta, digamos que un poco más a mi gusto, y sólo puedo deciros, que ganó la partida, pues fué uno de los que ¡antes se acabó!. Y por otro lado preparé un turrón crujiente, utilizando para ello los cereales de Nestlé Lion, ¡perfecto para los peques! y no tan peques.....porque estaba ummmm ¡¡buenísimo!!

Os cuento como los preparé...



TURRÓN DE BEICON

Ingredientes y elaboración
♥ Para elaborarlo he utilizado un molde de Ibili de plástico duro para turrón

4 Lonchas de beicon
20 gr Cortezas de cerdo
125 gr Chocolate para postres Nestlé
125 gr Chocolate con leche Nestlé
20 gr Manteca de cerdo ibérica
Una pizca de pimienta molida

Lo primero que tenemos que hacer es preparar el beicon, y bien podemos meterlo en el horno a temperatura media-alta para tostarlo y que quede crujiente, o bien podemos colocarlo entre dos servilletas de papel de cocina y sobre un plato y al microondas unos 4 minutos a potencia máxima.
Una vez esté listo, lo dejamos enfriar y seguidamente lo trituramos, y reservamos.

También trituraremos las cortezas de cerdo, dejando trozos no muy pequeños. Reservamos.

Troceamos el chocolate de postres y también el chocolate con leche y ambos los ponemos en un cazo junto con la manteca de cerdo y una pizca de pimienta, a fuego medio.
Removemos de vez en cuando para que se vaya derritiendo por completo y una vez listo, añadimos las cortezas de cerdo picadas que teníamos reservadas.
Removemos bien para que se integren y echamos la mezcla en el molde del turrón. 

Por último sólo nos queda añadirle por encima el beicon crujiente triturado que teníamos reservado.
Dejamos que se temple un poco y lo metemos en la nevera hasta que endurezca por completo.



TURRÓN DE CEREALES LION

Ingredientes y elaboración
♥ Para elaborarlo he utilizado un molde de Ibili de plástico duro para turrón

200 gr Chocolate de postres Nestlé
70 gr Mantequilla en trozos
20 gr Miel de caña
1/2 Cucharadita de Pasta de Vainilla Bourbon de Home Chef
200 gr Cereales Nestlé Lion

Troceamos el chocolate y lo echamos en un cazo, donde añadiremos también la miel de caña, la vainilla y la mantequilla. Ponemos el cazo a fuego medio y removemos hasta que se haya derretido todo por completo.
Retiramos del fuego, dejamos templar unos minutos y añadimos los cereales.
Removemos y volcamos todo en el molde para turrón.
Dejamos templar un poco y lo metemos en la nevera hasta que endurezca por completo.


¡Ya tenemos nuestros turrones listos!


¡Os deseo a tod@s los que estáis al otro lado de la pantalla,
que tengáis una muuuy feliz salida y entrada de año 2016!.
Gracias de corazón por estar ahí, y sólo deseo
que el año nuevo que llega venga cargado de
nuevas recetas ricas que sigamos compartiendo!

¡FELIZ AÑO NUEVO 2016!





LA RECETA
by Patricia Valdivielso








POLVORONES DE CHOCOLATE

28.12.15



La dos últimas semanas han sido tremendamente caóticas. Todo han sido prisas, nervios, muchas cosas por hacer, por terminar,... en resumidas cuentas... que terminé con unos picores por todo el cuerpo que según el médico se trataba de estrés en sangre, y que mi cuerpo estaba liberando ese estrés a través de la piel y de ahí los picores. Por eso la semana pasada, el martes, decidí dejar de lado el trabajo, la casa, las rutinas, ¡todo! y tomarme unos días de descanso o al menos eso pensaba que iban a ser porque al final el miércoles lo pasé entero en la cocina preparando unos ricos Polvorones de Canela como los que preparé el año pasado y que estaban deliciosos, pero al final terminé preparando también unos Polvorones de Chocolate, receta que os traigo hoy, y ya puestos,....Turrón de Nata y Nueces, Turrón Crujiente de cereales, Turrón de Bacón y una riquísima Terrina de ahumados que está para ¡chuparse los dedos! 


En fín, que como podéis comprobar al final no paré, aunque eso sí, el poder pasar un día entero sin prisas ni agobios haciendo lo que a uno le gusta, para mí equivale a un descanso del ¡¡100%!!. Y lo bueno de todo, es que tenía tantas cosas preparadas, que el día de Noche Buena y el día de Navidad, pude tomarme los días completamente de relax y disfrutándolos con los míos. Pues los dulces ya estaban listos, parte de los entrantes también y el marisco comprado, así que a falta de hacer el asado que se fué haciendo tranquilamente mientras me relajé esa tarde de Noche Buena con un fabuloso baño....¡todo listo!


Y aún me quedaba por delante todo el fin de semana, que aprovechamos a seguir desconectando un poco más, con paseos en bici, el aperitivo en buena compañía al sol del invierno, sesión de cine, ..... ¡vamos! que vuelvo a estar con las pilas recargadas, aunque estos próximos días repito sin duda ¡jajajaja! Y ahora, no me enrollo más, y vamos con la receta de estos ricos Polvorones de Chocolate, y ya sabéis que la receta de los Polvorones de Canela, podéis encontrarla aquí.



POLVORONES DE CHOCOLATE

Ingredientes y elaboración
230 gr Harina 
130 gr Manteca de cerdo ibérica
40 gr Cacao puro en polvo Valor
80 gr de azúcar glas
80 gr de almendras picadas en trozos pequeñitos, que podéis picar vosotros mismos o comprarlas ya picadas, pues las venden en algunos supermercados ya listas
Una pizca de sal
2 Cucharaditas de canela en polvo
Azucar glas para decorar

Debemos empezar por tostar la harina, que deberemos hacerlo con tiempo, pues para poder utilizarla, debemos de tenerla fría por completo. Por so yo suelo tostarla por la noche o muy temprano por la mañana para tenerla lista. Y para tostarla, encendemos el horno a una temperatura de 150°, con calor arriba y abajo. 
En una bandeja apta para el horno vamos a colocar la harina, bien extendida por toda la bandeja.
Ahora picaremos las almendras en un mortero en trocitos muy pequeños y una vez listas las añadimos a la harina que hemos puesto en la bandeja.

* Si no queréis que se noten los trocitos de almendras, picarlos aún más, hasta dejarlas a vuestro gusto. En mi caso, si dejo que queden pequeños trocitos, porque nos gusta encontrarlos cuando no los comemos!

Removemos bien para mezclar la harina junto con la almendra en la bandeja y metemos esta en el horno que ya tenemos caliente.
Ahora debemos estar muy pendientes y cada 3 minutos más o menos, abrimos el horno y con una cuchara de madera, removemos la harina y la almendra para evitar que se nos queme y a la vez que se nos tueste bien por todos los lados.

En unos 10-15 minutos, dependiendo un poco del horno de cada uno, la harina y almendra estará lista.
Esto lo notaremos, porque la harina ha cogido un pequeño tono tostado. Así pues, sacamos la bandeja del horno y la colocamos sobre una rejilla hasta que se enfríe por completo.

* Tenéis que estar muy pendientes del tono de la harina cuando los estáis tostando, pues si nos pasamos a la hora de tostarla, los polvorones sabrán amargos. Asíque recordar.... que se tueste ligeramente la harina, adquiriendo un tono tostado claro.

Bien, pues dejamos enfriar por completo la harina antes de utilizarla, de hecho si habéis optado por tostarla por la noche, podéis dejarla enfriar toda la noche sin problema.

Ahora colocaremos la harina con las almendras que hemos tostado en la mesa de trabajo y sobre ella añadiremos la manteca de cerdo, el azúcar glas, la sal y la canela. Con las manos vamos formando una masa hasta que nos quede con una textura lisa y suave.
También podéis utilizar un robot de cocina para mezclar todos los ingredientes, después sacamos la masa del bol del robot y la preparamos para hacer los polvorones, bien formando un cilindro con la masa y que iremos cortando en rodajas de unos 25 gr de peso y 1,5 cm de grosor, o bien podemos estirarla con un rodillo y cortarla con el cortapastas que hayamos elegido, que es la opción que he escogido yo en esta ocasión y los he dejado con un grosor de 1 cm.

* Si véis que la masa se os pega demasiado a las manos, podéis envolverla en film de cocina y meterla en la nevera una media hora, para que endurezca un poco y sea más fácil de maneja para estirarla y cortarla. 

Mientras encedemos el horno a una temperatura de 180°.
Empezamos a cortar los polvorones y los vamos depositando en una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Dejamos un poco de separación entre unos y otros, y cuando tengamos lista la bandeja de polvorones, los metemos en el horno, 
Horneamos durante unos 5 minutos. Pero ¡ojo! y no perdáis de vista el horno, pues minuto arriba o abajo se nos queman enseguida, así que estar pendientes!.

En cuanto estén, los sacamos del horno y dejamos la bandeja sobre una rejilla hasta que se enfríen un poco los polvorones, pues si ya de por sí son frágiles, calientes no os quiero contar, se rompen muy facilmente!
Así pues, dejamos que se enfríen bastante antes de manipularlos con la ayuda de una espátula para pasarlos a una rejilla donde terminarán de enfriarse para después envolverlos en papelitos bonitos. 

Espero que esta receta os haya gustado, pero sobre todo espero que disfrutéis muchísimo de estos días de Navidad en compañía de vuestros seres queridos. 


Os dejo una imágen de la Corona de Navidad que he preparado este año
para la puerta de casa para desearos una  ¡¡FELIZ NAVIDAD!!


LA RECETA
by Patricia Valdivielso

MANTECADOS DE CANELA Y LIMÓN

22.12.15


En estas fechas Navideñas no pueden faltar en la mesa los mantecados de canela entre todos los dulces deliciosos que podemos disfrutar, y estos además de ese toque de canela que los hace irresistibles, llevan un toque de limón, que los hace aún más ricos, ¡si se puede!


MANTECADOS DE CANELA Y LIMÓN

Ingredientes y elaboración
120 gr Azúcar
2 Tiras de la piel de un limón (bien lavado previamente)
100 gr Almendras picadas
110 gr Manteca de cerdo ibérico
200 gr Harina de repostería
1 Cucharadita de Levadura en polvo
1/2 Cucharada de Canela en polvo
1 Pizca de sal
1 Clara de huevo campero

♥ Elaboración manual
Lo primero que haremos será pulverizar el azúcar junto con la piel de limón. Para ello podemos utilizar un robot de cocina o una batidora.
En un bol mezclamos la harina con la manteca, la levadura, la canela, la clara de huevo, la sal, las almendras picadas y el azúcar que hemos preparado con el limón.
Formamos una masa ayudándonos con las manos, y envolvemos esta masa en film de cocina. La metemos en la nevera durante unos 15-20 minutos, para que luego nos resulte más fácil trabajar con ella.
Mientras encendemos el horno, con calor arriba y abajo a una temperatura de 180°.

Sacamos la masa de la nevera y con la ayuda de un rodillo y sobre todo....mucha paciencia, pues tiende a resquebrajarse un poco por los bordes, extendemos la masa sobre la mesa enharinada, dejando un grosor de 1 cm. Si la masa se resquebraja por los bordes, con las manos ir uniéndola de nuevo.

Con los cortapastas que hayamos elegido, vamos cortando los mantecados y con mucho cuidado los colocamos sobre una bandeja de horno que habremos forrado previamente con papel vegetal.
Metemos la bandeja en el horno y horneamos durante 5-6 minutos, estando muy pendientes para que no se tuesten mucho o se quedarán amargos.

Cuando estén listos, los sacamos y dejamos la bandeja sobre una rejilla hasta que se templen los mantecados, pues si los manipulamos en caliente, corremos el riesgo de que se nos rompan.
Los pasamos a una rejilla donde los dejaremos enfriar por completo y una vez fríos, los espolvoreamos con azúcar glas y ¡ya están listos!.

♥ Elaboración en Thx
En el vaso ponemos el azúcar junto con la piel del limón y pulverizamos uno 17 seg/vel 10.
Sin quitar el azúcar, añadimos el resto de los ingredientes: harina, almendras picadas, manteca de cerdo, levadura, canela, sal y la clara de huevo y mezclamos 12 seg/ vel 6.
Sacamos la masa del vaso y formamos una bola con ella, que taparemos con film de cocina y dejaremos en la nevera unos 15-20 minutos, mientras calentamos el horno a 180°, con calor arriba y abajo.
Sacamos la masa de la nevera y espolvoremos la mesa de trabajo sobre la que vamos a colocar la masa. Con la ayuda de un rodillo extendemos la masa, hasta dejarla con un grosor de 1 cm.
Con los cortapastas elegidos, vamos cortando los mantecados y dejándolos sobre una bandeja de horno que previamente habremos forrado con papel vegetal.
Horneamos los matecados durante unos 5-6 minutos, estando pendientes para que no se tuesten mucho o se quedarán amargos.

Cuando estén listos, los sacamos del horno y colocamos la bandeja sobre una rejilla para que se templen los mantecados antes de manipularlos, pues son muy delicados y fáciles de romper, para pasarlos a una rejilla donde terminarán de enfriarse por completo. 
Una vez fríos, los espolvoreamos con azúcar glas por encima y ¡ya están listos!

* Con los restos de la masa, podemos volver a formar una bola, volver a estirarla y hacer más mantecados.


Espero que os haya gustado la receta Navideña de hoy y sobre todo...
que disfrutéis muchísimo de estas ¡Dulces Navidades!

LA RECETA
by Patricia Valdivielso


LUBINA AL HORNO CON ZANAHORIAS GLASEADAS

9.12.15


Me encanta ir a comprar a la pescadería, es el momento de la compra que más suelo disfrutar. Hay tanta variedad de pescado, con diferentes sabores, tonalidades, y aromas tan ricos cuando los cocinas.... Además, en la pescadería de mi barrio tengo la suerte de poder comprar un pescado riquísimo y sobre todo, muy fresco, como estas impresionantes Lubinas que me traje el otro día
con las que he preparado una estupenda receta.


En casa, comemos bastante pescado a lo largo de toda la semana, incluso más que carne. Se puede cocinar de tantas maneras....aunque reconozco que como más me gusta cocinado el pescado es en el horno. Creo que es la manera perfecta de mantener intacto todo su sabor fresco y luego si quieres y te apetece, puedes acompañarlo de una gran variedad de verduras. Yo, en esta ocasión me he decantado por unas zanahorias que he glaseado.




LUBINA AL HORNO CON ZANAHORIAS GLASEADAS

Ingredientes y elaboración

♥ Para las Lubinas
2 Lubinas limpiadas, y abiertas
2 Cebollas moradas 
Aceite de oliva virgen extra
Sal Maldón Ahumada
1/2 Vasito de vino blanco
1/2 Vasito de agua

♥ Para las zanahorias glaseadas
3 Zanahorias grandes
100 gr Mantequilla
30 ml Aceite Oliva Virgen Extra
1 Cucharadita de sal
1 Cucharada y media de azúcar blanca
Pimienta molida (al gusto)

Empieza preparando las zanahorias, pues su elaboración te llevará más tiempo que las lubinas.
Para ello, lava y pelas las zanahorias. Después córtalas en bastones no muy gruesos ni muy largos, y reserva.
En un cazo a fuego medio, echa la mantequilla, el aceite, la sal, el azúcar y la pimienta.
Calienta bien todos los ingredientes, hasta que se unifiquen y añade entonces las zanahorias.
Deja que se hagan durante uno 5-7 minutos y entonces añade 1/2 vasito de agua.
Tapa el cazo, no del todo, dejando una pequeña ranura en un lado, y deja que se hagan durante
unos 10-15 minutos aproximadamente.
El tiempo dependerá del grosor de los bastones de zanahorias, pero para mayor seguridad, antes de retirar del fuego el cazo, comprueba que están blanditas.

Mientras se hacen las zanahorias, enciende el horno a una temperatura de 200°, 
con calor arriba y abajo.
En una fuente apta para el horno, echa la cebolla que habrás pelado y cortado en juliana previamente.
Lava las lubinas y colócalas sobre la cebolla. Baña estas con un chorrito de aceite y por último espolvoréalas con Sal Maldón Ahumada, que le dará un sabor único a las lubinas.
Mete la fuente en el horno y cuando estén a medio hacer, añade el vino blanco y el agua.
Termina de hacerlas* y las sacas de horno. Para entonces las zanahorias ya las tendrás listas y será le momento de emplatar y ¡disfrutar de una riquísima comida!

*El tiempo de horneado, dependerá un poco del tamaño de las lubinas, pero recordar que es un pescado que en el horno se hace enseguida. Estas tardaron aproximadamente en hacerse unos 15-20 minutos y eran hermosas de tamaño.

Espero que la receta de hoy os haya gustado y sobre todo ¡que os animéis a prepararla!

¡Nos vemos pronto!

LA RECETA
Patricia Valdivielso


BIZCOCHO ESPECIADO DE BONIATO Y CHOCOLATE

2.12.15

 

Las mañanas empiezan a ser heladoras, y cuando amanece los campos están cubiertos de una capa de hielo que los blanquea y a la vista parecen sacados de un cuento de magia. Adoro esta época del año, es perfecta para encender el horno y disfrutar de bizcochos como este que he preparado y con el que participo en el Concurso de Chocolates Valor.


Y es que este Bizcocho sin duda, ha cumplido con todas las expectativas que tenía, pues era la primera vez que preparaba un bizcocho utilizando boniatos y al que me atreví a añadirle cacao en polvo, y tal ha sido el resultado, que creo que se va a convertir en una receta indispensable en mi cocina para esta época en años venideros.




BIZCOCHO DE BONIATO Y CHOCOLATE ESPECIADO

Ingredientes y elaboración

♥ Para elaborar este bizcocho he utilizado un molde de los que tienen en el centro un agujero, conocido como Molde Savarín o Corona, lo que permite que al tener mayor pared del molde en contacto con la masa, el horneado sea un poco más rápido. Además puedes encontrarlo con formas o incluso liso. El mío como puedes apreciar en las imágenes, quizás sea el más conocido por todos, que le da un dibujo a la masa del bizcocho, haciendo que este quede muy bonito después del horneado.

Para el Bizcocho:
280 gr Harina de repostería
300 gr Boniato asado*
80 gr Cacao puro en polvo de Valor
15 gr Levadura en polvo
130 ml Aceite de Oliva suave
150 gr Azúcar blanca
3 Uds Huevos camperos
140 ml Leche de Soja ligera
1 Cucharadita de Canela en polvo
1/2 Cucharadita de Nuez moscada en polvo

Para la cobertura:
100 ml Nata
120 gr Chocolate Puro Postres valor

*Asa el boniato el día anterior o al menos con el suficiente tiempo para que a la hora de utilizarlo, este no esté caliente. Una vez asado y frío, quítale la piel y córtalo en trozos no muy grandes.

Calienta el horno a 180°, con calor arriba y abajo.
Prepara el molde bien con Spray antiadherente o en el caso de no disponer de el, puedes engrasarlo con un poco de mantequilla y sobre esta espolvorear un poco de harina. Reserva.

En un bol echa el boniato y tritúralo hasta obtener un puré.
Añade a el boniato el azúcar y mezcla hasta que se hayan integrado ambos ingredientes.
Seguidamente incorpora el aceite, mezcla e incorpora los huevos.

En un bol a parte mezcla la harina, junto con el cacao, la levadura, la canela y la nuez moscada.
Esta mezcla añádesela al preparado que tenías reservado con el boniato y mezcla todo bien hasta obtener una masa que verás queda un poco densa.
Añada la leche de soja (aunque puedes utilizar también leche normal o la que más te guste) y de nuevo mezcla.
Echa esta masa en el molde y repártela bien por el.
Hornea durante unos 25-30 minutos aproximadamente, recuerda comprobar con un palito que está hecho antes de sacarlo.

Una vez listo, déjalo reposar sobre una rejilla durante unos 10 minutos mas o menos, antes de sacarlo del molde.

Mientras se enfría, puedes ir preparando el chocolate que lo cubrirá, y para ello en un cazo echa la nata y cuando esta rompa a hervir, retírala del fuego y añade el chocolate troceado. 
Remueve con unas varillas hasta que el chocolate se haya derretido por completo y no queden trozos.
Deja que se temple y cubre el bizcocho con el.

Nota:
Como la cobertura de chocolate contiene nata, te recomiendo que una vez se haya enfriado por completo tanto el bizcocho como la cobertura, lo mantengas en la nevera hasta al menos una hora antes de su consumo, para que pierda el frío y puedas disfrutar de su sabor al 100%.

Espero que os animéis a preparar este delicioso y aromático bizcocho, que estoy segura alegrará vuestros desayunos, meriendas y postres!


Patricia Valdivielso
LA RECETA



ASADO DE LOMO DE CERDO A LAS HIERBAS

30.11.15



Los asados en estas fechas se convierten en platos esenciales a los que nadie puede decir que no, sobre todo si desprenden un aroma tan delicioso como este que he preparado. Un lomo de cerdo que he asado con vino y cubierto de especies que le han dado un sabor maravilloso y que me parece un plato perfecto no sólo para cualquier día, incluso para cualquier día Navideño de los que están a punto de llegar y en los que nos sentamos a la mesa con amigos y familiares a disfrutar de ricas comidas.


Si controlamos el tiempo del asado para que la carne quede en su punto perfecto, cualquier carne puede convertirse en un delicioso manjar del que disfrutar, además combinando los ingredientes perfectos, el horno hará prácticamente todo el trabajo y eso nos dará tiempo para otros preparativos, que en estas fechas en las que entramos suelen ser bastantes.




ASADO DE LOMO DE CERDO A LAS HIERBAS

Ingredientes y elaboración

1 kg de Lomo de cerdo limpio
1 Cebolla cortada en juliana
150 ml Vino Tinto (Para este asado he utilizado Vino La Estacada)
30 gr Salsa de Tomate concentrada
50 ml Aceite de Oliva Virgen Extra
1 Cucharadita de Tomillo
1 Cucharadita de Romero
1 Cucharadita de Perejil
1 Cucharadita de Orégano
Pimienta Rosa
Sal Maldón
3 Patatas medianas cortadas en trozos

Calienta el horno a una temperatura de 200°.
En una fuente apta para el horno coloca la cebolla cortada en juliana y sobre esta coloca el lomo de cerdo.
En un bol mezcla el vino tinto junto con el tomate concentrado y lo echalo por encima del lomo. Veremos como parte queda sobre el lomo y el resto se distribuirá por toda la fuente.
En otro bol mezcla el aceite con las especies y pimienta, y lo repártelo por la parte superior del lomo, para que durante el horneado forme una costra sobre este.
Por último coloca las patatas cortadas en trozos alrededor del lomo por toda la fuente, y para terminar echa sobre el lomo y las patatas un poco de sal maldón.
Mete la fuente en el horno y hornea durante unos 35-40 minutos, lo que dejará la carne en su punto. Pero si por el contrario te gusta la carne poco echa, te recomiendo sacarlo unos 5-10 minutos.
Una vez listo, déjalo reposar en la fuente unos 5-10 minutos y corta el lomo el filetes que acompañarás en el plato con la patata, cebolla y el caldo que ha quedado del vino después del asado.
Sin duda, ¡riquísimo!, de hecho mi pequeño príncipe no dudó en repetir!

Espero que os haya gustado la receta de hoy!

Patricia Valdivielso
LA RECETA


TARTA DE POCOYÓ

17.11.15



Este fin de semana hemos celebrado el cumpleaños de mi sobrino, que la semana pasada cumplió ¡¡2 añitos!! Y esta es la tarta que le preparé para celebrarlo con toda la familia, ¡una Tarta de Pocoyó!

Éramos ¡¡27 personas en el cumpleaños!!, así que la tarta tenía que ser grande, para que hubiese ración para toda la gente, por lo que me fuí a las 30 raciones, y para ello elaboré dos pisos, uno de 23 cms de diámetro y otro 17 cms. De altura tenían ambos 12 cms, y no os quiero contar que nervios cuando llegó la hora de forrar la tarta con el fondant con la altura que tenía!. Pues al menos para mí, no es lo mismo forrar de fondant una tarta bajita que una con esta altura, pero a pesar de mis nervios quedó estupendo el fondant.

Pero claro! antes de forrarla había que preparar los bizcochos y el relleno, y dime tú ¿de que lo prepararas para que a todo el mundo guste?..... pues en ese sentido no me compliqué. Se lo comenté a mi cuñada y llegamos a la conclusión de que lo mejor eran Bizcochos de Vainilla y Relleno de Ganache de Chocolate, sabores que donde van, triunfan. ¡Y vaya si triunfaron! Prueba de ello, es que no sobró nada de nada! y no porque llegase justa, no, no,... sobraron unas 3 raciones después de repartir y volaron enseguida. 

Así que contentísima, primero por la carita que puso mi sobri al verla, ¡era todo alegría y felicidad! Le faltaban ojos para mirarla por todos los lados a mi chico, y segundo, por que gustó a todos!!
Y hoy, os voy a contar como la preparé....




TARTA DE POCOYÓ

♥ Ingredientes y elaboración

Bizcochos
Para el bizcocho en molde de 23 cms:
1 Yogur y 1/2 de Yogur Griego
6 Huevos camperos
250 gr Azúcar blanca
150 ml Aceite Girasol
450 gr Harina de repostería
1 Sobre y 1/2 de Levadura en polvo
1 Cucharadita de sal
2 Cucharadas de Vainilla Bourbon en pasta de Home Chef

Mezclamos todos los ingredientes juntos, que podemos hacerlo en la Thx o en un robot de cocina con varillas. Una vez estén todos los ingredientes bien mezclados, tenemos que dividir la masa en 3. 
Preparar el molde o los moldes, con spray antiadherente o bien con mantequilla y harina para que no se peguen los bizcochos al desmoldarlos.
Si no disponéis de tres moldes iguales (que es lo más lógico, como me pasa a mi), podéis hornear primero uno, después otro y así sucesivamente. 
Mientras se hornea uno, tapáis la masa y deberéis mantenerla en la nevera si la temperatura ambiente es algo alta, sino podéis taparla y dejarla fuera de la nevera.
Los horneamos a 180°, durante unos 20 minutos aproximadamente. 
Como cada horno es distinto en su funcionamiento, recordar comprobar que están echos antes de sacarlos del horno, pinchando con un palito en el centro.

Una vez listo, los iremos dejando sobre una rejilla unos 5-10 minutos, hasta que pierdan un poco de temperatura, después les quitamos el molde y los colocamos sobre la rejilla, esta vez boca abajo, hasta que terminen de enfriarse.

Para el bizcocho en molde de 17 cms:
1 Yogur Griego
4 Huevos camperos
160 gr Azúcar blanca
100 ml Aceite de Girasol
300 gr Harina de repostería
1 Sobre de Levadura en polvo
Un poco menos 1/2 Cucharadita de sal
1 Cucharada de Vainilla Bourbon en pasta de Home Chef

Para elaborar estos 3 bizcochos, seguiremos las mismas indicaciones que con los anteriores.

Una vez listos todos los bizcochos, prepararemos el Almíbar de Vainilla y la Ganache de Chocolate.

Almíbar de Vainilla
500 ml Agua
350 gr Azúcar blanca
3 Cucharadas de Vainilla Bourbon en pasta de Home Chef

Ponemos todos los ingredientes en una cazuela y llevamos a ebullición, a partir de ahí contamos 5 minutos y retiramos del fuego, dejando enfriar.

Ganache de Chocolate
1.250 gr Chocolate para postres Nestlé
850 ml Nata 35% mg

Echamos la nata en una cazuela a fuego suave y llevamos a ebullición. Picamos el chocolate con un cuchillo sobre una tabla de cortar y cuando la nata comience a hervir, apartamos la cazuela del fuego y añadimos el chocolate.
Con unas varillas removemos bien, hasta que el chocolate se haya disuelto por completo.
Dejamos enfriar la ganache.

Montaje
Para ello necesitaremos una base gruesa sobre la que irá la tarta y una base fina sobre la que montaremos el piso de arriba de la tarta.
Con todos los ingredientes listos, lo primero que haremos será sobre la base gruesa, poner un poco de ganache para que este actúe a modo de pegamento en el bizcocho y este no se nos mueva.
Colocamos el primer bizcoho, siempre boca abajo, para que la parte más recta, que es la de abajo, nos quede arriba, y con una brocha vamos bañando el bizcocho con el almíbar, sin excedernos para que no nos chorree el bizcocho.
Una vez listo, echamos una capa generosa de ganache sobre el bizcocho y colocamos el segundo bizcocho.
Esto los haremos con los tres. Y una vez listos, nos queda cubrir los bizcochos todo alrededor y la parte superior con el ganache. Cuando esté listo el primer piso de la tarta, a la nevera.

Haremos exactamente los mismo con los bizcochos pequeños del segundo piso, utilizando esta vez la base fina, sobre la que los iremos colocando. Y de nuevo a la nevera.

De esta manera la ganache endurecerá y nos será más fácil a la hora de colocar el fondant sobre ella.

Fondant
Para forrar ambos pisos de la tarta he necesitado:
Para la grande: 1.200 gr Fondant Blanco*
Para la pequeña: 900 gr Fondant Blanco*

* El fondant, como todo lo demás, lo compro en Dulces con Arte, aunque no me pilla muy cerca, pero me encanta el trato que te dan, los consejos,.....todo, ¡son geniales! En especial Sonia, que la conozco de hace un tiempo y es una artista de las Tartas y sino....mirar su blog El dulce blog de Noraa.

Seguimos....
Para trabajar el fondant, lo primero tener la mesa de trabajo bien despejada y limpia.
Sobre esta espolvoreamos con la ayuda de colador pequeño, maicena.
Sacamos el fondant de la bolsa y con las manos comenzamos a amasarlo para que coja temperatura, pues según lo sacamos tienda a estar un poquito duro, y con el calor de nuestras manos, lo hacemos más manejable.
Formamos una bola y la colocamos sobre la mesa de trabajo espolvoreada con la maicena.
Con el rodillo (mejor de plástico y cuanto más largo mejor) vamos estirando el fondant, como si de una masa se tratase. Deberemos dejar uno 0,5 mm de grosor aproximadamente y un truco para saber cuanto estirar...
Medir la tarta el altura y anchura. Sumar dos alturas más anchura y esa será la medida que tendrá que tener nuestro fondant, para que al colocarlo por encima, nos llegue hasta abajo por todos los bordes para cubrir la tarta.
Para levantar el fondant de la mesa y pasarlo sobre la tarta, nos ayudamos del rodillo, colocando este debajo del fondant por un lado, levantamos y colocamos sobre la tarta, que ya tendremos fuera de la nevera y al ladito del fondant, ¡que no queremos pasear con el fondant por toda la cocina! jajaja

Ahora con las manos y paciencia.....mucha paciencia, vamos pegando el fondant alrededor de la tarta, y para ello y que no nos salgan volantes que se convertiran en arrugas, vamos separando y estirando un poquito el fondant, para que nos deje pegarlo bien por todos los lados a la tarta.
Y ya tenemos listo el primero piso, ahora repetiremos la "jugada" con el segundo piso.

Una vez forradas de fondant, a la nevera. Tenemos que recordar que contiene Nata, un alimento perecedero, por lo que hasta (ahora en invierno) 1 hora u hora y media antes de consumirla, que sacaremos de la nevera.

Para decorarla, en esta ocasión, yo he teñido con colorante de Sugarflair el Fondant blanco para hacer los colores, pero podéis comprarlos ya echos, y podéis ayudaros de diversos cortadores y utensilios que existen en el mercado de la repostería, para decorarla.

Si queréis sacar los colores vosotros mismos, es tan sencillo, como coger un trozo de fondant blanco, de la cantidad que mas o menos vayáis a utilizar y con la punta de un cuchillo cogéis un poco de colocante que pondréis en el fondant y con las manos ir haciendo como una especie de amasado, para que el colorante llegue a teñir por completo todo el trozo de fondant. 
Pero ¡ojo!...los colorantes tiñen muchísimo, por lo que os aconsejo que echéis nada y menos al fondant, pues mejor quedarse corta e ir añadiendo, que pasarse y no poder solucionarlo!

Para decorarla, yo he utilizado unos cortados de estrellas y otro de ondas, para las que lleva alrededor.
Para pegar el fondant que utilicéis en los adornos de la decoración, hacerlo simplemente con un pincel y mantequilla. Agarra perfectamente!

♥ Consejo: Para que el primer piso de la tarta aguante el segundo piso sobre ella, utilizaremos los palitos de los cake pops, los cuales cortaremos a la misma medida que la altura del primer piso. Después colocaremos uno en el centro y cuatro alrededor de este, dejando una distancia que calcularemos más o menos teniendo en cuenta el diámetro de la arriba, para que la sujete bien.
Después podemos colocar el segundo piso sin miedo ya, de que se nos hunda el primero! ;)
Aunque os recomiendo que lo coloquéis en  el momento en que vayáis a lucirla para después comérosla! Para que os hagáis una idea, yo nunca monto un piso sobre otro hasta llegar al lugar y un momento antes de sacarla.


Bueno, ya sé que el post de hoy, ha sido un poco largo, pero espero que os haya gustado y sobre todo que os sirva por si en alguna ocasión os apetece preparar una tarta así!
Nos vemos pronto con nueva receta ;)
¡Ser felices!

Patricia Valdivielso
LA RECETA

BIZCOCHO DE MASCARPONE Y OREJONES DE ALBARICOQUE

10.11.15


Normalmente por estas fechas ya suelo ir pensando en las recetas que voy a preparar en las Navidades, pero este año sinceramente no sé si mirar ¡recetas de Navidad o Helados!. Es una locura el tiempo que tenemos, mediados de Noviembre y aún andamos al mediodía con manga corta, algo que sin duda debería hacernos recapacitar sobre nuestra manera de vivir. Este año la media de la temperatura en España ha subido un grado, el año pasado batimos record histórico en cuanto a calor y parece ser que este año lo vamos a superar....y no quiero decir a nadie como tiene que hacer las cosas y como tiene que vivir, pero "señores" lo que nos estamos cargando es el lugar en el que vivimos, aquel en el que vivirán nuestro hijos, los hijos de nuestros hijos,.... hagamos bien las cosas por ellos, que puedan disfrutar de la Tierra, ¡que es maravillosa!

Y es que resulta que este fin de semana, me apetecía muchísimo preparar un bizcocho para desayunar, y lo hice aquí está la prueba, pero me asombró darme cuenta, que en vez de estar disfrutando de un delicioso horneado por la mañana para desayunar con mis chicos en pleno mes de Noviembre,  tenía hasta ganas de que acabase rápido el horneado del calor que hacía en la cocina. Y realmente, me pareció muy triste que en las fechas en las que estamos podamos pensar más en comernos un helado, que un bizcocho recién horneado!


Y ahora, sin enrollarme más ;) vamos con la receta....
Se trata de un riquísimo y húmedo bizcocho, para el que he utilizado queso Mascarpone, que le ha aportado aún más humedad y esponjosidad al bizcocho, y el toque de sabor que le aportan los orejones, lo convierte en un bizcocho perfecto sin duda, para el desayuno.


BIZCOCHO DE MASCARPONE Y OREJONES DE ALBARICOQUE

Ingredientes y elaboración:

♥ Para preparar este riquísimo bizcocho, he utilizado un molde de 21 cms de diámetro.
4 Huevos
150 gr Azúcar blanca
100 ml Aceite de girasol
80 ml Nata 35% mg
200 gr Mascarpone
200 gr Harina de repotería
1 Sobre de Levadura en polvo
1 Pizca de sal
Las semillas de media vaina de vainilla
90 gr Orejones de albaricoque picados en trozos no muy grandes

Encendemos el horno a una temperatura de 180°, con calor arriba y abajo.
Engrasamos un molde, que bien podemos hacerlo con Spray desmoldante o con mantequilla y espolvoreado de harina. Reservamos.

En un bol, echamos los huevos junto con el azúcar y batimos hasta que se mezclen bien los ingredientes. Incorporamos el aceite y de nuevo batimos.
Seguidamente añadimos el mascarpone, la nata y las semillas de media vaina de vainilla, batimos y por último incorporamos la harina junto con la levadura.
Una vez tengamos la masa lista, añadimos los orejones picados y mezclamos bien para que se repartan por la masa.
Volcamos la masa sobre el molde que teníamos reservamos y damos unos golpes con este sobre la encimera para que se reparta uniformemente la masa por todo el molde y al horno durante unos 40 minutos aproximadamente.
Antes de sacarlo, comprobaremos que está hecho con un palito, viendo que este sale limpio cuando pinchamos el bizcocho, y si es así, lo dejamos reposar unos 5 minutos sobre una rejilla, antes de quitarle el molde y dejarlo enfriar por completo sobre la rejilla.
Por último, con un poco de azúcar glas espolvoreado sobre una plantilla, podemos decorarlo, como he hecho con este.

Espero que os haya gustado la receta y en breve nos vemos por aquí con una nueva....

¡Ser felices!


Patricia Valdivielso
LA RECETA