CREPES DE AMAPOLA CON MIEL BREZO, FRAMBUESAS Y HELADO DE NATA

27.4.15


Comenzamos una nueva semana y de manera dulce.
Como ya sabéis, los domingos siempre que puedo, me gusta levantarme no muy tarde y preparar algo diferente al resto de la semana para desayunar y que podamos disfrutarlo juntos, mi marido, mi hijo y yo. Pues el resto de la semana, entre horarios y demás, es muy difícil, y los sábado por norma general madrugamos prácticamente igual que el resto de los días, pues mi hijo juega al fútbol y la mayoría de los sábados nos toca estar en el campo sobre las 8:30 así, que el momento perfecto para poder sentarnos tranquilamente los tres a la mesa y desayunar, es el domingo. Y por ese motivo no me cuesta tanto levantarme un ratito antes que ellos y preparar desayunos más elaborados, al contrario, me resulta de lo más placentero y gratificante.
Y la receta de hoy, no es más que el desayuno que disfrutamos este domingo, sencillo pero delicioso...

 Crepes de amapola con miel de brezo, frambuesas y helado de nata

CREPES DE AMAPOLA CON MIEL DE BREZO, FRAMBUESAS Y HELADO DE NATA

Ingredientes y elaboración:
♥ Con las cantidades que os indico os saldrán unos 8 crepes aproximadamente y he utilizado una sartén con un diámetro de 23 cm para elaborarlos.

125 gr Harina repostería
250 ml Leche desnatada
1 Cucharada de aceite de oliva
1 Cucharadita de Vainilla Bourbon en pasta de Home Chef
1 Pizca de sal
3 Cucharadas de Semillas de Amapola
2 Huevos camperos
Mantequilla sin sal
Miel de Brezo (Podéis utilizar la que más os guste, pero si aún no habéis probado la Miel de Brezo, os animo a que lo hagáis, porque al menos para mí y los míos, es de las mejores mieles que hemos probado, sin duda!)
Frambuesas frescas
Helado de Nata montada 


Lo primero que debemos hacer es preparar la masa de los crepes, pues necesitamos dejarla reposar al menos unos 30 minutos en la nevera. El tiempo justo mientras vamos preparando la mesa, el café, infusiones, leche, ... ;)

En un bol ponemos todos los ingredientes juntos: harina, leche, huevos, sal, aceite y vainilla.
Con unas varillas o un robot de cocina, mezclamos bien, para que no nos queden grumos. Por último, cuando esté lista, añadimos las semillas de amapola, removemos con una cuchara, y guardamos en la nevera unos 30 minutos.
Pasado este tiempo, ponemos una sartén en el fuego a temperatura media-baja y echamos un nuez de mantequilla en ella. Con la ayuda de un pincel y según se vá derritiendo, extendemos la mantequilla por toda la sartén.
Seguidamente echamos un poco de la masa de los crepes en el centro de la sartén, movemos esta para que la masa se extiendo bien por toda la superficie y dejamos que se dore. Le damos la vuelta y volvemos a dejar que se dore por esta otra parte, antes de sacarlo.

♥ Entre uno y otro, me gusta pasar un trozo de papel de cocina por la sartén, pues suelen quedar restos de mantequilla por los bordes que se tuesta un poco, y esto no le dá ni un color ni un sabor rico a nuestro crepe.

Cuando ya tengamos todos los crepes listos, cogemos el primero y le echamos un hilo de miel de brezo por encima, lo doblamos a la mitad y de nuevo echamos otro hilo de miel, para volver a doblar por la mitad y de nuevo otro hilo de miel.
Vamos colocando los crepes sobre el plato y lo acompañaremos con unas deliciosas frambuesas frescas y una bola de nata montada helada, sobre la que nos podemos dar el gusto de añadirle también un hilillo de miel.
Ya sólo nos queda sentarnos a la mesa para disfrutar del desayuno!


Un desayuno completo y delicioso, ¿no creéis?.
Aunque esta receta bien podría elaborarse para una merienda, ¿verdad? 

¡Ser felices!

Patricia Valdivielso
LA RECETA

MIGAS EXTREMEÑAS

24.4.15


El fin de semana pasado, mi marido preparó estas estupendas Migas Extremeñas. Receta que ha aprendido de su padre, que es extremeño y con una paciencia que admiro....pues verle sentado con su navaja en mano, rebanando un hogaza de pan a láminas finas, para después preparar unas estupendas migas....¡es increíble!
Y esa paciencia por suerte, también se la ha transmitido a mi marido, porque os puedo asegurar que sentarse durante un buen, pero buen rato a laminar pan.....¡bien falta hace paciencia!. Aunque reconozco que merece y mucho, la pena!
Así, que esta receta que hoy comparto con vosotr@s puedo decir y muy orgullosa, que a parte de no ser mía, está preparada por mi marido! Espero que os guste....



MIGAS EXTREMEÑAS

Ingredientes y elaboración:
Con los ingredientes que os indico sale un perolo de migas para unas 4 personas.

4 Cucharadas de aceite
12 Ajos (enteros y sin quitarles la piel)
1 Pimiento rojo mediano (cortado en tiras no muy anchas y no muy largas)
400 gr Magro cortado en trozos pequeños
2 Lonchas de panceta fresca, cortada en trozos no muy grandes
1/2 Vaso de agua
1 Cucharadita de sal
3/4 de una Hogaza de Pan *

* Según mi suegro, el mejor pan para hacer Migas es el de Hogaza y se debe de dejar al menos 4 ó 5 días para que se pueda cortar luego bien a rebanadas finitas. Para que os hagáis una idea, mi suegro suele comprar la Hogaza un Lunes o Martes a más tardar, para el sábado sentarse a laminar la hogaza y después preparar las migas.

Lo primero que debemos hacer es preparar el pan, cortándolo como os he contado, a láminas finitas.
Una vez listo, ponemos una sartén con fondo, como la que véis en la imágen, a fuego medio y echamos unas 4 cucharadas de aceite. Cuando el aceite esté caliente echamos los ajos, enteros y con la piel.
Nosotros siempre calculamos unos 3 ó 4 ajos por persona.
Los doramos un poco y añadimos el pimiento rojo cortado en tiras no muy grandes.
Cuando esté casi hecho, añadimos el magro junto con la panceta y cocinamos todo junto.
Una vez listo, lo sacamos de la cazuela y reservamos.
En el aceite que nos ha quedado, añadimos poco a poco la mitad de medio vaso de agua y la otra mitad la reservamos.
Calentamos el aceite con el agua y añadimos una cucharadita de sal.
Seguidamente añadimos las migas de pan y sobre estas, echamos por encima con una cucharita el resto del agua que nos ha quedado, salpicando de agua el pan.
Comenzamos a remover las migas y no dejamos de hacerlo, hasta que comiencen a adquirir un tono dorado (como véis en la imagen) pero que aún mantengan un toque de humedad.
Esto os llevará aproximadamente unas media hora.
Una vez listas, añadimos los ajos, el pimiento, el magro y la panceta que teníamos reservado.
De nuevo removemos para que todo se caliente bien y.... ¡ya están listas!
A la mesa rapidito, ¡que no se nos enfríen!


Espero que os haya gustado la receta que nos ha preparado Oscar, mi marido, y sobre todo que os animéis a prepararlas, porque ya véis que tienen una pinta.....¡para no dejar nada en el perolo!

¡Ser felices!

Patricia Valdivielso

GELATINA DE MANGO CON GANACHE DE CHOCO BLANCO

20.4.15

 

Ahora que ya se nos acerca el buen tiempo y el calorcito, no hay nada como los postres que podemos comernos bien fresquitos, como las gelatinas. Podemos elaborarlas de muchas maneras y utilizando cualquier tipo de fruta que más nos guste. Son sencillas de preparar y apenas nos llevan tiempo.
En este caso yo la he preparado utilizando un puré de mango, y como me encanta el chocolate, pues he aprovechado a coronar esta deliciosa gelatina con una ganache de chocolate y unas hojas de menta. ¡Riquísima!


GELATINA DE MANGO CON GANACHE DE CHOCO BLANCO

Ingredientes y elaboración:
♥ Con las cantidades que os indico os saldrán 3 vasitos bien generosos de gelatina!

470 gr Mango pelado y cortado en trocitos
3 Cucharadas rasas de azúcar blanca
25 ml Agua
4 Hojas de gelatina neutra (he utilizado Vahiné)
140 gr Chocolate blanco postres (Nestlé)
70 ml Nata 35%mg (Asturiana)

Lo primero que haremos será preparar la ganache de chocolate blanco y para ello, en un cazo a fuego medio ponemos la nata y la calentamos. Mientras troceamos el chocolate.
Antes de que rompa a hervir, la retiramos del fuego y añadimos el chocolate.
Removemos bien con unas varillas hasta que se integre al completo con la nata y lo echamos en un bol.
Dejamos que se temple lo suficiente para meterla en la nevera y ahí la mantendremos hasta que vayamos a utilizarla.

Una vez tengamos el mango pelado y y cortado en trozos, lo trituramos con un robot de cocina o con una batidora, hasta obtener un puré.
Este puré lo pondremos en una cazuela, añadiéndole el azúcar y el agua.
Ponemos a fuego medio y dejamos que se caliente lo justo para que se integre bien el azúcar.
Mientras esto se caliente, en un bol con agua, ponemos las hojas de gelatina a hidratarse.

Cuando tengamos listo el puré, añadimos las hojas de gelatina escurridas y dejamos cocinar un par de minutos más, mientras removemos para que se disuelva bien la gelatina.

Retiramos del fuego y vamos repartiendo la gelatina en los recipientes que hayamos elegido.
Dejamos templar un rato y metemos en la nevera al menos unas 4 horas.
Antes de servir, añadimos nuestra ganache de chocolate blanco sobre la gelatina de mango y decoramos con unas hojas de menta.

Ya está listo el postre y... ¡fresquito!


Espero que os haya gustado la receta de hoy, y sobre todo que os animéis a prepararla, pues como véis es sencilla de elaborar y con el solecito que nos viene, nada como un postre bien fresquito ¿no?
¡Ser felices!

Patricia.

CAZUELA DE CONEJO CON ARROZ

13.4.15


Una vez llega el buen tiempo, en casa los fines de semana, aprovechamos para prepararnos ricas barbacoas de diferentes carnes, de verduras, también alguna que otra paella, hamburguesas a la parrilla,....y nos gusta acompañarlo con gazpachos, salmorejos, ensaladas,.... pero este fin de semana el tiempo no acompañaba mucho, de nuevo fresquito, algo de lluvia, mucho aire,......así que hemos aprovechado para prepararnos una rica cazuela de conejo con arroz como la prepara mi abuela, que en casa ¡nos encanta!


CAZUELA DE CONEJO CON ARROZ
Ingredientes y elaboración
♥ Con estas cantidades os saldrá una cazuela para unas 4 personas

1 Pimiento rojo 
1 Conejo cortado en trozos
1 Pimiento verde 
1/2 Cebolleta (y si es pequeña, la echamos entera o dos)
2 Ajos
1 Vasito de Tomate triturado
1 Vasito de Vino Tinto (he utilizado un Ribera del Duero, que es de los vinos que más nos gustan)
2 Vasitos de Arroz SOS
5 Vasitos de agua
Sal
Pimienta
Azúcar
Azafrán
Aceite de Oliva Virgen Extra

Lavamos bien las verduras y secamos.
Cortamos el pimiento rojo en tiras, y el pimiento verde junto con la cebolleta y los ajos, lo picamos bien.
Colocamos una cazuela en el fuego a temperatura media y echamos un chorro de aceite.
Cuando el aceite esté caliente, añadimos las tiras de pimiento rojo y las hacemos durante unos 5 -7 minutos, quedando "casi" echas. Las sacamos de la cazuela y reservamos.
En la misma cazuela y con el mismo aceite echamos el conejo cortado en trozos. 
Lo cocinamos durante unos 10 minutos aproximadamente, hasta que se dore.
Seguidamente añadimos el picado que tenemos de pimiento verde, ajos y cebolleta.
Removemos bien y cocinamos unos minutos antes de añadir el tomate.
Una vez añadido el tomate, echamos una pizca de sal y una pizca de azúcar y dejamos cocinar, hasta que pierda casi todo el agua.
Añadimos el vino tinto y dejamos cocinar unos 10 minutos, para que se evapore el alcohol.
Ahora toca echar el arroz, repartiéndolo por toda la cazuela, y seguidamente el agua.
Yo he añadido un vasito extra de agua, en total cinco, para que no quedase un arroz seco como el de la paella, pues este arroz está más rico si lo dejamos que quede un poco más meloso, como veis en la fotografía, aunque cada uno a su gusto ;)
Una vez añadido el agua y el arroz, añadimos unas hebras de azafrán y echamos los pimientos rojos que teníamos reservados. Dejamos que se cocine, hasta que el arroz esté en su punto. Retiramos del fuego y dejamos reposar unos minutos sin taparlo.¡Ya está listo para servir!


¿No os parece un plato perfecto y riquísimo para cualquier día?
Espero os animéis a prepararlo ;)
¡Ser felices!

LA RECETA
Patricia 

PECHUGA RELLENA DE MOZZARELLA Y TOMATES SECOS EN ACEITE AL VAPOR CON HABAS (THX)

9.4.15



Después de estos días de comidas más contundentes como las Torrijas de Semana Santa (¡que ricas!), esta semana había que darle un respiro a nuestro cuerpo con comidas un poco más ligeras y no por ello menos sabrosas. Como esta receta riquísima de pechugas de pollo rellenas, que he preparado al vapor y os puedo asegurar que queda de lo más jugosa y sabrosa!
La he rellenado con mozzarella y tomates secos en aceite para quitarme un poco las ganas de queso, pues por unos días el médico me ha quitado los lácteos, para descartar que pueda ser alérgica o intolerante a la lactosa, y menudo disgusto tengo! Yo, con lo lechera que soy.....uffff! me está costando un montón, aunque he de reconocer que desde que no desayuno leche, me siento mucho mejor y sobre todo más activa. Pero como echo de menos comerme un trozo de queso o incluso un yogur! En fín....habrá que esperar resultados.
Pero estas pechugas las he rellenado de mozzarella, porque digo yo que un trocito de queso ¿no será tan malo no? ;). Y además están tan ricas......
.

PECHUGAS RELLENAS DE MOZZARELLA Y TOMATES SECOS EN ACEITE CON HABAS (THX)
Ingredientes y elaboración:
♥ Con los ingredientes que os indico, os dará para unas 4 raciones.
♥ Podéis preparar esta receta sin Thx, utilizando una Vaporera o incluso el horno para cocinar la pechuga rellena. Las habas se pueden guisar en una cazuela.

3 Pechugas de pollo abiertas en un sólo filete
2 Bolas de mozzarella fresca cortadas a la mitad
4 Tomates secos en aceite (Son aquellos con los que elaboré el Pan Redondo con tomates secos en aceite)
Sal y pimienta

450 gr Habas congeladas
2 Tomates secos en aceite
1 Diente de ajo
100 gr Cebolla "Chalota" 
25 ml Aceite de oliva virgen
300 ml de agua 
1 Pastilla de Caldo de pollo Starlux
Sal y pimienta

Elaboración en Thx:
Lo primero que haremos será rellenar las pechugas,  y para ello cortamos dos trozos de film de cocina. 
Con el suficiente ancho para poder enrrolllar y el suficiente largo para que nos sobre en ambos lados y poder cerrarlo bien. 
Colocamos un film al lado de otro y sobre estos, colocamos las pechugas abiertas.
Salpimentamos estas y sobre ellas colocamos las cuatro rodajas de mozzarella, y sobre la mozzarella los tomates secos en aceite.
Ahora ayudándonos del film de cocina, vamos enrollando la pechuga hasta que quede bien enrrollada y la dejamos bien envuelta en el film. Quedando este bien apretado a la pechuga.
Cerramos los bordes del film, enrollándolos para evitar que durante la cocción se nos salga el jugo de la pechuga.
Reservamos la pechuga, dejándola colocada en el Varoma.

En el Vaso de la Thx, echamos los tomates secos en aceite, el diente de ajo pelado y programamos 4 seg / vel 5.
Bajamos hasta el fondo del vaso con la ayuda de una espátula los ingredientes que se hayan quedado en las paredes e incorporamos el aceite, programando 6 min / Varoma / Giro a la izda / Vel cuchara.
Una vez acabado el tiempo, añadimos las habas congeladas con el agua, la pastilla de caldo, sal y pimienta.
Colocamos el Varoma con su tapa sobre el vaso, con la pechuga en su interior y programamos 19 min / Varoma / Giro a la izda / Vel cuchara.
Una vez pasado este tiempo, damos la vuelta a la pechuga, con cuidado de no quemarnos, ayudándonos con unas pinzas de cocina, y programamos 12 min / Varoma / Giro a la izda / Vel cuchara.
Una vez acabado el tiempo, sacamos la pechuga del Varoma con cuidado de no quemarnos y le quitamos el film. La dejamos reposar unos minutos y cortamos en rodajas, que serviremos en un plato acompañadas de las habas.

¿Nos os parece un plato delicioso además, de jugoso? 
¡Ser felices!